Novelas con Christian Beadles

Novelas con Christian Beadles

Hola a todos! En este blog podras leer historias y novelas sobre Christian Beadles, espero que te gusten y pronto te vuelvas una lectora, pero no olvides, comenta y recomienda! ;)

Showing labeled posts as "danger"
(View all posts)

Capítulo 18: "Preparación para el baile"

 

Capítulo 18: "Preparación para el baile"


-Vaya... Miren quienes ya me arruinaron el día -Dije fastidiada.


-Agh no empieces, ¿Que quieres mocosa? -Dijo James de mala gana.


-De hecho, tengo buenas noticias para ti, supongo... -El me miro interesado y me hizo un gesto con las manos para que siguiera hablando- Toma -Dije mostrándole la invitación y el pase, el otro ya lo había guardado en el bolsillo.


-¿Que mierda es esto?


-Un cupón para ir al restaurante de niños idiota -Dije sarcástica y él me miro mal- Es una invitación a un baile organizado por la familia Beadles, y nos han invitado -El me miro extrañado, yo suspire fastidiada- ¿Cómo haces para vestirte con el maní que le haces llamar cerebro, James? -Los tres tontos rieron, yo sonreí triunfante y James les lanzo una mirada asesina- Piensa un poquito, habrá mucha gente importante hablando de negocios, el baile será de gente rica, podrás hacer muchos negocios, etc., etc.


-Nada mal preciosa... Supongo que como recompensa te dejare ir al tonto baile, pero ni creas que te comprare algo para que uses... -Yo voltee los ojos.


-No te preocupes, no lo necesito


-¿Ah no? ¿Pretendes ir en tus fachas? -Dijo riendo energéticamente.


-No -Contesté fría, me miro extrañado pero luego no le dio importancia y continuo hablando.


-Bueno, te salvaste hoy, sigue así y puede ser que te siga dando buenas recompensas


-Cómo sea, me voy, estaré en la casa de los Beadles como por tres días, no me esperes, mañana en la noche será el baile -El me miro sorprendido y enojado.


-Un momento mocosa, ¿Como que vas a estar tres días en casa de los Beadles?


-Cómo escuchaste, no te preocupes James, esto te beneficiara, ¿Cierto Mathew? -El me miro extrañado queriendo decir que no tenía nada que ver en mi discusión con James.


-Hmm... Bien idiota, te dejare ir... Lárgate de aquí rápido!


-Con gusto -Dije seria subiendo las escaleras con Sam rápidamente.


Llegamos a mi habitación y tomé el mismo bolso que lleve al hospital ya que era el único que tenia, ahí guarde la ropa de Sam y la mía, la verdad es que no había mucho que empacar, sólo lo esencial, y con eso también me refiero a cepillo de dientes, desodorante, etc. Después de empacar todo bajamos hacia la sala y ellos aún seguían allí sentados hablando estupideces, caminamos hacia la puerta pero antes de salir recibí un "Adiós chicas" de Mathew, le hice un gesto de manos despidiéndome y me fui, muy pronto llegue a la casa de los Beadles, como siempre, nos recibió Richard, y Caitlin nos esperaba en la cocina, subimos con ella hacia su habitación y quede impactada, jamás había estado en la habitación de Caitlin y debía admitir que parecía de una reina o algo por el estilo, era espectacular!


-Cait tu cuarto es... Es...


-Wow! -Término diciendo Sam sorprendida.


-Gracias! -Dijo riendo- Si quieren dejen sus cosas por ahí, traeré unos colchones, aunque, también tenemos habitación para huéspedes pero me gustaría que durmieran aquí, claro, si no les molesta, pueden dormir donde gusten y donde estén más cómodas, como quieran -Sam y yo reímos, Caitlin debía calmarse.


-Calma Cait, dormiremos donde quieras, no tenemos ningún problema -Cait sonrió y fue en busca de los colchones, Sam y yo dejamos nuestras cosas en donde nos había indicado, diez minutos después la morena había llegado con los colchones y la ayudamos a acomodarlos.


-Bien, todo listo, mama dijo que la cena estaba lista, vamos -Dijo sonriente como siempre.


Todo fue tranquilo, ya todos sabían que nos quedaríamos, estuvimos cenando cómodamente acompañadas de los chistes y las bromas, la familia Beadles era realmente agradable, me divertía con ellos, me sentía tan mal por hacer esto... Creo que fue notorio en mi cara lo mal que me sentía ya que enseguida Sandi me pregunto qué me pasaba, yo solo le respondí con un "Estoy bien" aunque en el fondo sabía que no era cierto, toda mi vida la había vivido fingida, era un farsa y una mentira, siempre aparentaba ser una persona que no era, y lo odiaba, quería ser libre, quedarme en un lugar para toda mi vida sin tener que mudarme más, sin tener que ocultar alguien que no soy, salir a la calle y decirle al mundo "Hola soy Alison Lawrence, es mi verdadero nombre, tengo 17 años, vivo aquí y aquí me quedare hasta que muera" pero simplemente sería algo imposible...


-Bien, hora de dormir, buenas noches a todos, los quiero -Comento Sandi sonriente, se levantó de la mesa, le dio un beso a Cait en la frente, luego uno a Christian quien le respondió con mala cara.


-Mama! Ya estoy algo grande -Dijo apartandose.


-Sabes que siempre serás mi pequeño Christian -Dijo Sandi sonriente, Christian también sonrió, luego Sandi le dio un beso a Sam y luego otro a mi...


No entendía porque nos trataba así, ella no era nada de nosotros, nos conocía desde hace muy poco, pero por alguna razón me gustaba, por unos segundos pude sentir a mi madre de nuevo... Fue hermoso pero sólo me sirvió para sentirme más culpable aún...


Will también se levantó de la mesa, se despidió de cada uno y subió junto a su esposa; aún no podía creer como en tan poco tiempo le había tomado tanto cariño a esta familia, así es, era cariño, llegue a quererla y eso era lo que más temía, cuando todo esto acabe, ¿Qué quedara? ¿Cómo acabare?


Ya en la habitación de Cait, estuvimos hablando por un largo rato y haciendo tonterías, jamás había pasado una noche tan divertida como esta, simplemente no podía dejar de ver a Caitlin como otra hermana, la quería demasiado, y eso podía ser malo...


El siguiente día fue un poco agitado, el señor y la señora Beadles estaban un poco estresados por el baile y caminaban de un lado a otro haciendo llamadas, la verdad es que era divertido verlos así, no se porque se alborotaban tanto por un tonto y simple baile, yo aún no sabía ni siquiera lo que me iba a poner pero no me importaba, ni siquiera me preocupaba si iba a ir con maquillaje o no, no soy de ese tipo de chicas que se preocupan por el que usará o mejor dicho, por el que dirán.


El transcurso del día fue cansado, estuve practicando mi danza, mi caminar con los tacones, mi postura, etc. Cait estuvo todo el día enseñándome como bailar, al principio fui un asco, la pise unas 10 veces pero al final, supe más o menos seguirle su paso, y por alguna razón no quería que practicara con Christian, según ella, tenía que esperar hasta el baile (No pregunten por qué, ya que la verdad, ni yo misma sé), luego estuvo enseñándome a caminar con los tacones y así sucesivamente hasta que poco a poco comenzaba a dominar las cosas.


Ya era de noche de nuevo, ya todos comenzaban a alistarse, Cait y yo habíamos dejado de practicar y decidimos alistarnos también. Richard sabía que se debía quedar esta noche con Sam, cosa que le molesto un poco pero después de tanto rogar, aceptó, se que en el fondo Richard nos quiere.


Ya me había terminado de duchar y estaba sentada en la cama de Cait enrollada en una toalla, Cait era la más emocionada, había sacado unos cinco pares de zapatos sin decidirse por cual usar de ellos, tenía todo su escritorio lleno de maquillaje y joyería, caminaba de un lado a otro enojada porque no encontraba un brazalete que tenía pensado ponerse y la verdad es que no podía evitar reírme de todo el alboroto que hacía.


-No te rías! Es importante para mí! Necesito encontrarlo, era el que me iba a poner hoy! -Gritaba Cait, caminando de un lado a otro con una toalla amarrada a su cuerpo y otra enrollada en su cabello, parecía una maniática de manicomio.


-Deja de ser tan dramática, pronto la encontrarás -Dije riendo, Caitlin me fulminó con la mirada y tomo una bocanada de aire.


-Tienes razón, mejor te muestro tu vestido, es hermoso, te encantara!! -Comento contenta, simplemente esta chica era tan bipolar como su hermano, de un segundo a otro estaba feliz, enojada o triste.


Cait fue hacia su grandísimo closet que era otro cuarto dentro de su misma habitación y minutos después saco dos vestidos largos que estaban tapados por un forro negro, los coloco sobre la cama y abrió el cierre del primero.


-Este es el mío! ¿Qué te parece? -Saco del forro un hermoso vestido largo azul oscuro de medio lado, que resaltaba sus hermosos ojos azules y su larga melena castaña; la caída del vestido era impresionante, con cada movimiento el vestido danzaba de un lugar a otro sin esfuerzo, coloreando al viento de su hermoso color, un poco más debajo del busto el vestido estaba acompañado de hermosa pedrería, me encantaba.


-Es hermoso Cait! Uno de los vestidos más bonitos que he visto! Y en ti lucirá más espectacular aún! Me encanta -Ella sonrió.


-Gracias! Y espera a ver el tuyo, es más hermoso aún! Qué lástima que ya no me quede pero estoy segura de que a ti te quedara a la perfección! -Abrió el cierre del otro forro y de él saco mi vestido y al verlo quede sin palabras.


-Es... Es... -Era un vestido largo sin tirantes color dorado, en la parte superior era simplemente liso; a la altura de el ombligo, el top se separaba con la falda del vestido, la caída del vestido simplemente era... Sin palabras... Caía como una hermosa cascada de luz, el principio de la caída era completamente llena de brillantes y luego, a medida que bajabas la mirada, el brillo iba disminuyendo hasta el final donde la caída quedaba completamente lisa por la tela, no sabía cómo explicarlo muy bien, pero el vestido era espectacular... hermoso... brillante.


-¿Bonito eh? -Contesto Cait triunfante- Lo sé, tengo buen gusto


-Bonito se queda corto, ESTA ESPECTACULAR! Muchísimas gracias Cait! No tengo como agradecértelo, me encanta!


-No digas tonterías, con sólo ir al baile me lo agradeces, anda pruébatelo! Este vestido resalta tus ojos y tu piel, quedara perfecto contigo, creo que te identifico al 100% con este vestido -Dijo sonriendo y dándome el vestido.


Minutos después ya las dos teníamos nuestros vestidos puestos y Cait tenía razón, jamás en mi vida había usado un vestido así, en realidad, creo que jamás en mi vida había utilizado un vestido... Por primera vez en mi vida me sentía hermosa... No podía creer lo que apreciaba ante mis ojos, no me sentía yo, parecía otra persona totalmente diferente.


-Oh por dios! Te ves hermosa y radiante! Me encanta! -Comento Cait mirándome de arriba a abajo.


-Tú también estas hermosa! Me encanta como te queda tu vestido! Yo te identifico al 100% con ese -Dije riendo.


-Gracias! Es hora de peinarnos, tengo una idea magnífica para hacerte en el cabello, ya lo veras, te quedara hermoso -Cait y yo estuvimos una hora entera arreglando mi cabello y el de ella, al final termine con el cabello recogido en un hermoso moño, parecía peinado de alguien famoso, simplemente me encanto! Cait se hizo una hermosa trenza de espiga desordenada pero le lucia completamente! Definitivamente tenía manos hábiles para estas cosas, yo apenas sabía hacerme una cola alta.


-¿Cómo logras hacer estas cosas? Me encanta! -Pregunte asombrada.


-No lo sé, me encanta hacer peinados y maquillar a las personas y todas esas cosas, soy fanática de la moda y todo sus derivados -Dijo riendo- Ahora viene el maquillaje, siéntate aquí -Me arrastro hacia una silla y comenzó a colocar en mi cara miles de cosas que no conocía, compacto, blush, rímel, sombra para mis ojos, delineador, corrector, entre otras miles de cosas, yo nunca me maquillaba, todo esto era completamente nuevo para mí, y lo peor es que ni siquiera sabía cómo estaba quedando mi maquillaje ya que Cait no me dejaba mirarme en el espejo hasta que acabara.


-Déjame ver! Quiero saber lo que haces en mi cara!


-Qué no! No hasta que acabe, ¿Qué acaso no confías en mi? Estas quedando hermosa!


-Claro que confió en ti pero quiero saber que me haces


-No hasta que termine y cierra los ojos! Harás que te manche de sombra en la mejilla  -Resople debatida y no me quedo de otra que esperar a que terminara y hacer lo que decía- Y... Listo! -Dijo colocándome brillo de labios- Ahora, mírate -Volteo la silla y quede impactada... ¿Acaso esa era yo?


-Oh por dios! Caitlin esto es hermoso! ¿Cómo aprendes a maquillar así?


-Ya te lo dije, lo llevo en la sangre, te ves hermosa! Ni siquiera te reconozco, debo decir que hice un magnífico trabajo contigo, no puedo estar más orgullosa de mi


-Parece que a alguien se le subió un poco el ego -Dije riendo- Pero tienes razón! No tengo palabras, esto es espectacular!


-No hay de que! Debes impresionar a mi hermanito -Yo la fulmine con la mirada.


-Cait! Que obsesión la tuya con que yo tenga algo con tu hermano!


-Es que quiero tener cuñada -Yo la mire con ojos abiertos.


-Caitlin Beadles! ¿Pero de qué diablos estás hablando? No! Jamás! Es imposible


-¿Por qué? ¿No te gusta mi hermano? ¿Te parece muy feo? Oye, para mi es feo pero si no fuera su hermana... Diría que es bastante guapo, y no le digas que dije eso porque te juro que te mato, ahora mismo estoy por lavarme la boca -Yo comencé a reírme.


-No es eso... Es que... Simplemente no puedo


-Entonces si te gusta y si te parece lindo! -Grito emocionada dando brinquitos por toda la habitación.


-Shhh cállate Caitlin! Claro que no, que cosas dices


-Claro que sí, lo admitiste! Hasta con el maquillaje puesto puedo notar cómo te pones de roja!


-¿Sabes? ¿Por qué no mejor comienzas a maquillarte? Se está haciendo tarde


-Está bien cambiadora de temas -Diciendo esto, Cait comenzó a maquillarse, yo me puse los tacones que me había prestado y me mire por unos segundos al espejo, está definitivamente no era yo.


Jamás en mi vida había usado vestido, o tacones, o me había maquillado así, o peinado de esta manera... Esto era un cambio extremo y no se sí me gustaba...


-Estoy lista! Ponte este brazalete y estos zarcillos, los zarcillos son un poco pesados ya que son grandes y largos pero al rato se te pasa la molestia, y este es tu bolso -Dijo pasándome un hermoso brazalete ancho, unos zarcillos largos de hermosas piedras y al parecer, hasta tenían diamantes... Y por ultimo un sobre o mejor dicho, un bolso pequeño color dorado para que combinara con mi vestido, y ahora sí, estaba lista, me coloque un poco de perfume, Cait hizo lo mismo, se colocó sus tacones, al fin encontró el brazalete que buscaba, se lo puso y tomo su bolso- Espera! Casi lo olvido, es lo más importante -Fue de nuevo hacia su armario y luego regreso con dos hermosas máscaras, una dorada y otra blanca, y no eran de esas sencillas máscaras de cotillones, estas eran mascaras diferentes, no eran de cartón ni de plástico, si no de acrílico, eran completamente impresionantes y ni hablar de cómo estaban decoradas, eran perfectas- La tuya es la dorada y la mía es la blanca


-Son hermosas! -Me puse la mía y Cait también la de ella y ahora si las dos estábamos listas... Listas para el baile.


Eso es todo, quiero decir otra cosa, si quieren saber cual era el vestido que habia utilizado Alison para el baile de máscaras es este:

 

 

Si no les gusta, pueden imaginarse cualquier otro, a mi me parece super bonito, pero todo a sus gustos :) ahora si me despido, espero que les haya gustado este cap, prometo que el  siguiente estara lleno de emociones!

 

Capítulo 17 "Invitación"


Capítulo 17: "Invitación"


"Sabrá Dios que cosas hará James en el futuro..." esa frase me despertó, es cierto, James cada día esta peor y si no hacemos algo al respecto... No tengo ni la menor idea de lo que pasara en nuestro futuro, y mi deber es proteger a Sam tanto en el presente como en el futuro...


Ninguna de las dos teníamos hambre así que subimos sin cenar y quedamos rendidas al instante, nos habíamos quedado en el cuarto de Sam dormidas viendo una película, pero luego el sonido de la puerta me despertó... Era James... Pero por suerte, esta noche no decidió hacernos daño, fue directo a su cuarto, lo cual me extraño demasiado, pero luego el sueño me venció y quede profunda hasta el día siguiente.


En la mañana hice mi rutina de siempre, al igual que Sam; luego, le conté a James, como siempre, lo que habíamos hecho con la familia Beadles, la verdad es que hoy se veía con una cara de pocos amigos, así que decidí no hacerlo enojar, no quería lidiar con sus estupideces.


-Alison... Alison... Alison... -Yo voltee los ojos- Mira preciosa, me parece que vas muy atrasada, me das la misma información todos los días, necesito información del padre, de su trabajo y sus conexiones, si quieres ganar dinero es mejor que te esfuerces un poco mas


-Mira James, hago lo que puedo, si te gusta tómalo y si no déjalo, y si piensas en la segunda opción, perfecto, no tengo problemas con eso, pero piensa en que no tendrás a otra que te haga el maldito trabajo -Dijo mirándolo desafiante y luego guiñando un ojo.


-¿Quieres comer? ¿Quieres darle comida a la mocosa que le haces llamar tu hermana? ¿No quieren morirse de hambre y vivir en la calle como asquerosas ratas? ENTONCES TRABAJA! Haz lo que te digo y no me vengas con excusas ni estupideces! Más vale que hoy me traigas una buena información -Lo mire con asco y salí junto a Sam de esa casa, ¿Como se supone que les voy a sacar más información?


Camine un poco por el vecindario con Sam, la cual ya moría de hambre, así que fuimos hacia una pequeña tienda donde vendían sándwiches, huevos revueltos, panqueques, entre otras, tenía un poco de dinero que le quite ayer a James de su cartera mientras que no estuvo en la casa, Sam pidió huevo revuelto con tostadas y yo un sándwich de jamón y queso, y desayunamos en ese lugar, luego estuvimos hablando un buen tiempo ahí, me divertía hablando con ella, realmente no parecía de su edad, luego nos dimos cuenta que eran las 2:00 pm así que decidimos ir a la casa de los Beadles por insistencia de Samantha, en el camino estaba pensando en cómo sacarles información... Pero luego mis pensamientos fueron interrumpidos al llegar.


-Hola Richard! -Saludo Sam al viejo Richard que nos abría la puerta, el hice un gruñido y pasamos silenciosas, ese hombre nunca cambiaría su cara de pocos amigos... Caitlin estaba en la sala viendo televisión y de resto, la casa estaba sola...


-Hola Cait! -Saludamos Sammy y yo simpáticas.


-Chicas! Hola! Vendrán a almorzar ¿Cierto?


-Si... Kim y yo aceptamos esta vez -Dije riendo.


-Perfecto! Si te preguntas donde están mis padres y Christian... Bueno, Christian fue a buscar unas cosas para la universidad, comienza el lunes, y mis padres hacen diligencias -Dijo con poco interés, vaya, al parecer me había leído la mente.


-Me leíste la mente -Dije riendo, ella le dio unos golpecitos al sillón al lado de ella para que tomáramos asiento, lo cual hicimos.


-Oye! Se me había olvidado decirte... Mañana habrá un baile organizado por mis padres y quería invitarte -Yo la mire espantada- Oh vamos no me mires así! Mira te explicare, es una fiesta que mis padres hacen cada año con todos sus amigos importantes y esas boberías, cuestiones de trabajo, ya sabes -"Bingo!" Pensé, la oportunidad perfecta para que James haga sus tonterías de trabajo- Y pues, quería invitarte a ti y a tu padre


-Oye, ¿Qué hay de mí? -Pregunto Sam ofendida.


-Oh pequeña me encantaría que fueras! Pero es solo para adultos, es una lástima ya que serias la más bonita de la fiesta -Dijo sonriendo, Sam se sonrojo y se incorporo de nuevo en su asiento triste por no poder ir.


-Cait... Es muy amable de tu parte invitarnos pero... ¿Donde dejare a Kim? Además, no tengo vestidos, jamás he ido a un baile después de... La muerte de mama -En parte era verdad, pero la mentira era que en realidad JAMÁS había ido a un baile, ni siquiera antes de la muerte de mi madre, y menos a uno lujoso como me imaginaba que sería el de los padres de Cait.


-Wowow un minuto! ¿Jamás has ido a un baile después de...? -Ella me miraba sorprendida y yo asentí apenada, luego sonrió- Bueno, por eso no te preocupes, quédate a dormir hoy, además tengo un vestido excelente que iba a usar para unas de las fiestas de mama y papa pero al final se cancelo y nunca lo use, sería un gusto para mi prestártelo, y si te quedas, te puedes arreglar aquí, yo te maquillare y peinare -Dijo entusiasmada, yo la miraba sorprendida- Además, Richard puede cuidar a Kim y...


-Hey! Un minuto... ¿Richard cuidar a Kim? ¿Te volviste loca acaso? Por si no te has dado cuenta... A Richard no le caemos de la mejor manera...


-Oh no! El es así siempre, pero tal vez se diviertan juntos -Sam y yo arqueamos una ceja- Bueno... Solo decía... Oh vamos! Realmente quiero que vayas! Estaré aburrida, siempre es lo mismo, gente mayor hablando de cosas importantes, es horrendo!


-Bueno... No me importara quedarme con Richard, quiero que vayas Bella, estoy segura que lucirás hermosa, además, te lo mereces -Mire con ternura a Sam, ella es grandiosa...


-Gracias Kim... Pero... No lo sé, no me gustan las fiestas... Y menos lujosas... Además, creo que no es una buena idea dejar a Kim con Richard...


-Por mí no te preocupes Bella! Solo serán unas cuantas horas, estaré bien, anda, diviértete por una noche en tu vida, la pasaras bien


-Kim tiene razón, de seguro no la pasa tan mal con Richard, y te puedo prestar todo lo que quieras! No me importa, en serio, ya te considero como mi hermana al igual que a Kim! Por favor, por favor, además, Christian ira... -Dijo dándome una mirada picarona, yo me sonroje- Imagina... Tu y el... Tú con un vestido largo espectacular y luciendo hermosa como siempre y el con un traje, bien arreglado, todo un galán, bailando juntos tomados de la mano al compás de la hermosa canción clásica


-CAITLIN! Oh por dios cállate -Dije riendo- Eres única ¿Lo sabes? -Ella sonrió- Pues... No me gusta la idea de que me estés prestando cosas, ¿Si les ocurre algo mientras las uso? O... ¿Rompo el vestido que me imagino que debe ser carísimo?


-Ay no te preocupes! No me importa, solo me importa que aceptes, por favor!


-Hmm... -Pensaba y pensaba, no sabía si aceptar, por un lado era bueno ya que James lograría hacer unos cuantos trabajos en la fiesta, y por otro lado... No me gusta la idea, primero porque no tengo vestidos, ni maquillaje, ni zapatos finos, ni nada de esas cosas, además, no sé ni siquiera bailar! Segundo porque no me gusta la idea de dejar a Sam con Richard y tercero porque... No sé que piense James al respecto, pero estoy segura que al maldito le va a encantar, es una buena oportunidad para el...


-Vamos Bella! Acepta! -Comento Sam tratando de alentarme.


-Yo... Bien... Acepto... -Cailtin soltó un grito agudo que casi hace que se me partan los tímpanos.


-Perfecto! Se quedaran hoy las dos a dormir hasta mañana en la noche que será la fiesta, luego nos vamos como a las 9:00 y Kim se queda con Richard, cualquier cosa nos puede llamar y al instante estaremos aquí -Eso ultimo me tranquilizo un poco, pero me preocupo la idea de quedarme aquí...- Y luego llegaremos tarde, me imagino, y a la mañana siguiente se irán si quieren, ¿Que les parece? -Realmente no estaba del todo de acuerdo...


-Esta... ¿Bien? -Dije insegura.


-Está perfecto -Dijo Sam completamente segura, yo le dedique una mirada preguntando si estaba de acuerdo, ella sonrió asintiendo y yo le devolví la sonrisa.


-Perfecto! Ayer compre el vestido que usare, es hermoso, lo adoro, y no creas que el tuyo no es, es hermoso también, pero no lo he usado porque en realidad ya me queda un poco ajustado, pero tú eres más delgada que yo así que te quedara perfecto! -Yo hice una media sonrisa pero luego la puerta sonó y Christian llego con mala cara pero al vernos se sorprendió e hizo una sonrisa saludando, y nosotras respondimos.


-¿Vendrán a almorzar? -Pregunto Christian, nosotras asentimos.


-Ay hermanito adivina! Bella ira al baile de mama y papa! ¿Qué te parece? -El me miro sonriendo sorprendido.


-¿Enserio? Esta buenísimo! Ya no puedo esperar a ir entonces -Yo me sonroje un poco.


Minutos después llegaron los padres de Cait y Chris, y energéticamente nos saludaron, almorzamos juntos y comimos la exquisita comida que había hecho Richard, y la verdad es que fue un poco incomodo pero luego nos acostumbramos, estuvimos hablando un buen rato y luego los padres de Cait y Christian se acostaron a tomar una siesta, y quedamos los cuatro en la sala.


-Oh! Casi lo olvido, toma -Cait busco en una mesita una hermosa tarjeta, de hecho, la tarjeta más hermosa y fina que había visto en mi vida, con una invitación adentro y dos pases- Dale uno a tu papa, y el otro es para ti, es bonita ¿No? -Yo asentí impresionada viendo la tarjeta al igual que Sam- El tema son las mascaras, cada año que mis padres hacen las fiesta, la hacen con un tema diferente y este año decidieron hacer un baile de mascaras, ¿No es grandioso? -Yo asentí sonriendo.


-Es muy bonita Cait, muchísimas gracias, enserio, pero ¿Sabes? Voy a darle el pase a papa, busco las cosas de Kim y las mías y luego vuelvo para acá para quedarme ¿Si? -Ella asintió sonriendo, Christian me miro extrañado.


-¿Se quedaran? -Pregunto Christian extrañado.


-Así es! -Dijo Cait alegre- Así que te agradecería que no molestaras -Yo reí y luego salí junto a Sam en dirección a nuestra casa, por suerte, James si estaba, y no estaba solo, también estaba la estúpida pandilla, los tres tontos.


Hasta ahi! espero que les haya gustado este capitulo! Este es un poquito mas largo, para recompensarlas por la tardanza anterior, es que mi mama se habia ido de viaje y estaba en casa de una amiga y pues, no pude subir, pero de todos modos, aqui esta, espero que les guste y porfa, no dejen de comentar y recomendar la novela :) las quiero!

-Vale

Capítulo 16: "La pregunta es... ¿Qué?"

 

Capítulo 16: "La pregunta es... ¿Qué?

 

-Bella! Volviste! -Dijo Sam corriendo a mis brazos y dándome un fuerte abrazo, pero claro, con cuidado.

 

-Hola hermosa, si! Te lo había prometido, y adivina -Dije sonriendo, ella me miro intrigada- Estoy perfectamente bien! Solo necesito unos cuantos medicamentos y pronto sanara

 

-Qué bien! -Dijo sorprendida y mas sonriente que nunca- Ay Bella, te extrañe tanto! Pero la pase excelente con Cait!

 

-Yo también te extrañe linda, hablando de ella, ¿Dónde está?

-Aquí! -Escuche la femenina voz de Cait bajar las escaleras- Buenos días!

 

-Buenos días -Dije sonriente.

 

-Cait, ¿Donde están mama y papa? -Pregunto Christian.

 

-Buenos días para ti también hermanito

 

-Sí, sí, buenos días, ¿Mama y papa?

 

-Salieron desde temprano, papa necesitaba la ayuda de mama en la empresa -Luego voltio su mirada hacia mi- Ay Bella! La pasamos increíble, Kim es tan divertida, apropósito ¿Cómo te sientes? ¿Que dijeron los doctores? ¿Estarás bien?

 

-Estoy bien, solo necesito unos cuantos medicamentos y en unos días estaré perfecta -Dije con una gran sonrisa- Y me alegra que te hayas divertido con Kim! Sabía que se divertirían juntas

 

Estuvimos un rato hablando y riendo, luego Cait debía dar su clase diaria a Sam, yo fui hacia el jardín trasero que había en la casa de los Beadles con Christian, y nos acostamos juntos en el césped mirando las suaves y esponjosas nubes, tratando de encontrarles una forma.

 

-Esa parece un dragón -Añadió Christian señalando una nube.

 

-Hmm... No, yo pienso que es una lagartija -Dije riendo, el también lo hizo- Mira! -Dije señalando otra nube- Esa parece un pequeño oso -Dije con ternura en mi voz.

 

-Se parece al oso de Kim -Dijo sonriente, lo mire al instante- Es un oso curioso... ¿Por qué le gusta tanto?

 

-Bueno... Se lo regalo mi tía unas semanas antes de morir... -Supongo que no estaba mal contarle la verdad esta vez, total, el oso no tenía que ver con James.

 

-Oh... Como lo siento Bella, yo... Yo no quise... -Yo sonreí.

 

-Está bien, no te preocupes... Murió inesperadamente en un accidente de tránsito... Nadie sabe como...

 

-Debió ser duro para ustedes... Eso es terrible

 

-Lo fue... Pero con el tiempo lo superamos... Lo peor del caso es que fue nuestra única tia...

 

-Como lo siento... -Se notaba la gran sinceridad es su voz y en su mirada.

 

-Descuida, Kim y yo sabemos cómo seguir adelante, cuidarnos y protegernos una a la otra...

 

-Las admiro... Más que todo a ti -Yo sonreí.

-No entiendo porque...

 

-Eres una de las mujeres más valientes y fuertes que he visto en toda mi vida, ¿Lo sabes? Además de mi madre claro

 

-Gracias... -Dije con una sonrisa- Aunque en realidad no te creo

-Cree lo que quieras hermosa

 

"Hermosa"... Automáticamente me sonroje, y me molestaba sonrojarme, jamás en mi vida me había sonrojado con alguien, ¿Por qué ahora lo hacía con él? ¿Que tenia este chico de especial que me ponía así? Se supone que esto solo es un trabajo, ni siquiera debería tenerle cariño... ¿Le tengo cariño? Si... Realmente me gusta estar con él, jamás me habían sentido así antes... Es una sesión extraña que tengo cada vez que estoy a su lado y lo odio porque no sé que me ocurre, pero al mismo tiempo lo amo.

 

-Debería irme ya, es tarde... Kim ya debió haber terminado su clase -Los dos nos levantamos del suelo.

 

-Quédate a cenar

 

-Me encantaría pero en verdad me tengo que ir Chris... ¿Nos vemos mañana si?

 

-Pero no para las clases de Kim -Dijo riendo.

 

-¿De qué hablas? -Dije confusa.

 

-Mañana es sábado pequeña

 

-Oh cierto! Soy una tonta, bueno... No sé si nos veremos mañana entonces -Dije apenada.

 

-¿Por qué no? Te invito a almorzar ¿Si?

 

-Hmm... Lo pensare -Dije sonriendo y fui hasta la sala junto a Kim y Cait, ellas justamente iban terminando su clase.

 

-Hola! Hasta que aparecen, ¿Que tanto hicieron ustedes dos allá atrás? -Caitlin a veces me hace pasar unas vergüenzas! Me vengare algún día.

 

-Cailtin! No hacíamos nada -Dije riendo roja como un tomate.

 

-Caitlin no empieces por favor -Dijo Christian fastidiado.

 

-Ay bueno ya, tampoco sean tan amargados, me gusta molestarlos un poco

 

-Pues a nosotros no nos gusta -Dijo Christian molesto.

 

-Amargado -Dijo riendo, yo suspire sonriendo de las locuras que dice Caitlin.

 

-Bueno Kim, es hora de irnos, despídete linda

 

-¿Tan pronto? -Dijo triste.

 

-Quédense un rato más! -Dijo Cait.

 

-No, de verdad muchas gracias pero nos tenemos que ir, vamos Kim, adiós chicos! -Ellos hicieron un gesto con la mano.

 

-Adiós! -Añadió Sam, y juntas salimos de esa casa y nos dirigimos hacia la nuestra, al llegar todo estaba solo y vacío, me imagino que James o estaba trabajando, o se estaba emborrachado.

 

-¿Por qué nos fuimos tan pronto?

 

-No lo sé Sam... Esa casa me confunde tanto...

 

-¿A qué te refieres?

 

-No lo sé! Me siento extraña y culpable a la vez -Dije sentándose en el gran sofá blanco de la sala, Sam se sentó a mi lado.

 

-Ali... No eres culpable de esto...

 

-Si lo soy! Jamás debí hacer este trabajo! Maldición Sam, mírame! Mira lo que estoy haciendo! Ellos no merecen que le hagamos esto por un estúpido trabajo, sabrá dios que les hará James cuando termine todo esto...

 

-Se a lo que te refieres en realidad, me siento tan basura como tu...

 

-No... No digas eso pequeña, esto no tiene que ver contigo

 

-Tampoco contigo, esto es culpa de James, Alison

 

-Tienes razón... Pero en parte es mi culpa por hacer este maldito trabajo y por mentirles y... Agh! ¿Cómo puedo hacer esto? No lo puedo seguir haciendo...

 

-Entonces yo también tengo culpa porque tanto tu como yo estamos haciendo este trabajo, tal vez tu mas que yo pero también estoy metida en esto quieras o no, tampoco quiero hacerlo pero ¿Que otra opción tenemos? Es horrible lo sé, pero no tenemos opción...

 

-Tal vez si la haya... -Sam me miro confusa- Lo sé, ni yo sé de qué estoy hablando, pero no podemos vivir así para siempre Sam, este animal no nos puede mantener así por siempre, debemos hacer algo... La pregunta es... ¿Qué?

 

-Si hiciéramos algo, más vale que lo hiciéramos rápido porque... Se acaba el tiempo Alison... Y si no hacemos algo en cuanto antes se pueda, sabrá Dios que más cosas hará James en el futuro...


Bueno, les subi otro cap :) espero que tambien hayan disfrutado este, les quise subir otro por haberme tardado tanto en subirlos, y de nuevo me disculpo, es que como ya les dije, estaba enferma y tenia muchos examenes para el colegio, pero hoy les puse dos capitulos, asi que no se quejen eh? jajaja ok no, bromeo :P en fin, muchisimas gracias por leer esta historia <3 las quiero demasiadisisisimo!! comenten please :D

 

Capítulo 15 "Miserable, así me siento"

 

Capítulo 15: "Miserable, así me siento"


-¿Tengo algo en la cara? -Añadí con un pedazo de chocolate en la boca todavía, el soltó una sonrisa.


-No... Es solo que te ves hermosa comiendo, tan indefensa y tan dulce, como una niña que prueba su primer chocolate -Dijo sonriendo, yo me sonroje un poco y trague el bocado de chocolate.


-Lo siento, es solo que... Hacia tanto que no comía una delicia como el chocolate... -El me miro extrañado, maldición! Hable de mas- Eh... Si... A papa no le gusta que Kim y yo comamos golosinas...  -Mentí rápidamente, el se acerco a mí y con su dedo índice me quito un poco de chocolate de la boca, yo sonreí sonrojada y el soltó una carcajada.


-Bueno, puedes comer todo el que quieras ahora -Dijo sonriendo y sentándose a mi lado.


-Come tu también, me sentiré culpable si no lo haces -Dije riendo, el también lo hizo y tomo unas gomitas de colores que se encontraban cerca.


-¿Hace bastante frío aquí no? -Dijo llevando una gomita roja a su boca.


-Demasiado! No siento mi cuerpo, y esa cobija no me da mucho calor...


-¿Puedo dormir a tu lado? -Esa pregunta me sorprendió totalmente, mis ojos se abrieron como platos- Claro, solo si lo quieres, ya sabes, para no tener tanto frío... -Dijo ahora nervioso, yo sonreí y asentí, el también sonrió- Iagh! Odio las gomitas verdes -Yo lo mire extrañado riendo, ¿Como cambiaba tan rápido de tema?.


-¿Por qué las odias? -Dije comiéndome una gomita verde de su bolsa.


-Simplemente las odio, son tan asquerosas, parecen... Mejor no digo lo que parecen.


-Iagh que asco Christian! Ahora no comeré otra -Dije riendo, el también soltó una carcajada.


Luego de acabar con casi todos los dulces, guarde los que quedaban en mi bolso, tal vez a Sam y a Cait les gustaría comer algunos, me acosté en mi camilla, Christian apago la luz y luego se acostó a mi lado, se sentía tan reconfortante, el frío se fue completamente, mi cuerpo se sentía cálido junto a él de él, recosté mi cabeza en su pecho y el paso su brazo alrededor de mi haciéndome cariñitos en mi cabello, se sentía tan bien... Me gustaba estar junto a él, es algo que debo admitir, realmente lo extrañare cuando todo esto acabe, me sentía una basura haciendo esto, la culpa me invadía totalmente cada minuto que pasaba con el... No aguante mas el sueño, mis ojos caían lentamente, hasta quedar en un profundo sueño.


-Buenos días pequeña, ¿Dormiste bien? -Al despertar escuche esa maravillosa voz, vi esos hermosos y profundos ojos que me envolvían en segundos, su cabello rubio tan despeinadamente sexy y revuelto, y esa sonrisa, esa sonrisa que me hipnotizaba y me paralizaba, esa encantadora y perfecta sonrisa blanca que me hacia estar en otro mundo, solo el lograba hacer eso... Y lo peor de todo es que no sabía como...


-Buenos días... -Dije en un tono adormilado aun, restregué mis ojos y me di una buena estirada, el sonrió, me di cuenta que estaba en la misma posición de anoche, yo acurrucada y enrollada en su pecho y el con sus brazos alrededor de mi cuerpo, haciéndome sentir cálida y cómoda, me sonroje un poco ya que era la primera vez en toda mi vida que estaba en esta posición con un hombre...- Dormí excelente, y... Y tú?


-Mas que excelente -Dijo con esa gran sonrisa que me volvía loca, acaricio mi mejilla suavemente, se sentía tan bien tenerlo cerca, no quería apartarme de él, quería que estar en sus brazos para siempre y lo peor es que esto pronto acababa, no sé quien es mas porquería... James por hacer este tipo de cosas o... Yo por ayudarlo a hacerlas...


-Christian yo... Ahmm... Creo que deberíamos darnos una ducha, pronto el doctor me mostrara los exámenes y bueno... -El entendió perfectamente y se levanto al igual que yo, tomo de su bolso un poco de ropa y se metió a la ducha.

 

Escuche el agua caer, yo estaba sentada en la camilla, vaya que me sentía miserable, ¿Cómo puedo hacer esto? Ya no puedo, no puedo hacerlo, el no me merece, ni siquiera merece conocerme, nadie lo merece! Soy una estúpida, una maldita idiota, como odio esto... Odio todo, mi vida, James, este maldito trabajo, todo! Sentí como una lágrima salía de mi mejilla, ¿Por qué? ¿Por que lloraba? ¿Por él? ¿Por el trabajo? No lo sé, solo sé que debo seguir con esto por Sam... Debo protegerla, de James y de todos, cueste lo que cueste debo hacerlo, ella merece tener una vida mejor, no está porquería que estamos viviendo, debo hacer esto, por ella...


-Bella! ¡¿Estás bien?! -Esa voz me saco de mis pensamientos de inmediato.

 

-Eh? ¿Qué? -Rápidamente me di cuenta que Christian ya había salido de la ducha, se veía tan jodidamente hermoso, su pelo chorreaba y las gotas recorrían lentamente su pecho desnudo, me quede boba mirándolo, llevaba su camisa en la mano y tenía unos jeans anchos y unas Vans.


-Tienes los ojos llorosos, ¿Te encuentras bien pequeña? -Dijo sentándose a mi lado, ay algo que debo admitir, odio cuando me dicen pequeña, pero cuando lo decía el... Lo amaba.


-Ehh... Sí, estoy bien, solo bostece... Ya sabes, el sueño -Dije sonriendo, el me miro no muy convencido y yo tome la ropa de mi bolso y me fui directo al baño.

 

Me tome una larga ducha, trataba de olvidarme de todo y de todos, de relajarme, de alejarme de este mundo por un momento, pero... No conseguía hacerlo, salí de la ducha, seque mi cabello y mi cuerpo, luego de estar lo suficientemente seca me puse una camisa de manga corta blanca que quedaba por encima de mi cintura por unos centímetros, unos viejos shorts rotos y mi viejas converse negras, luego peine un poco mi cabello mojado amarrándolo en una hermosa trenza de lado que mi madre me había enseñado hace años cuando era niña, luego salí del baño y Christian se quedo mirándome de una forma algo extraña, pero linda.


-Te ves hermosa, como siempre -Dijo sonriendo, yo también sonreí, el tenia una camiseta blanca y por encima otra camiseta de botones abierta de cuadros y rayas, rojas, azules y blancas, se veía perfecto.


Escuche como tocaban la puerta y luego entraba el doctor con unos papeles sonriendo.


-Buenos días, Bella, necesito que hablemos por un momento, ¿Vienes para afuera por favor? -Yo asentí y salí- Quería avisarte que los exámenes han salido perfectamente bien, estas de maravilla, no necesitas operación, pero si necesito que te pongas los medicamentos que te dije, para que vaya curando

-¿Eso quiere decir que ya me puedo ir? -Dije sonriente, el asintió sonriendo también- Muchísimas gracias! Por todo!


-Fue todo un placer, ojalá pronto cures, si aun te sigue molestando o doliendo, y ves que los medicamentos que te puse no hacen efecto y el golpe no cura... Vienes de nuevo, aunque no creo que vaya a ser necesario, creo que curara muy pronto -Yo asentí sonriente, el hizo un gesto de despedida y salió por el largo pasillo, yo entre rápidamente hacia la habitación.


-¿Y bien? ¿Qué tal todo? ¿Estás bien? -Dijo Christian apenas puse un pie en la habitación.


-Si! Ya podemos irnos! Solo necesito ponerme los medicamentos que el doctor me envió y en unos cuantos días estaré perfecta -Dije sonriente, el me abrazo, pero con cuidado, para no hacerme daño.


-Bien, desayunemos y vamos directo a mi casa, estoy seguro de que debes estar loca por ver a Kim


Christian y yo fuimos a la cafetería, el pidió para él y para mi unos hot cakes con huevo revuelto y un mocaccino de chocolate, note que cuando tome un sorbo de la fascinante bebida Christian sonrió, yo lo mire extrañada, el acerco su dedo índice a mi boca y limpio la poca crema que tenia al costado, me sonroje al instante, me sentía una niña.


-Gracias... Es la segunda vez que me limpias la boca -Dije riendo sonrojada.

 

-Descuida, me gusta hacerlo -Dijo sonriendo y luego llevando un bocado de comida a su boca.


Debo admitir que la comida estaba exquisita! Jamás había probado los hot cakes, era la primera vez que lo hacía, pero obvio, no se lo dije a Christian, y trate de guardar mi emoción un poco, pero eran realmente divinos, sabían espectacularmente bien!


Después de desayunar, recogimos y guardamos todo lo necesario y todo lo que habíamos olvidado en la habitación, luego fuimos hacia la casa de Christian, pero no sin antes hacer una parada en la farmacia para comprar los medicamentos que me había enviado el doctor, al llegar a la casa de Christian me extraño que estuviera tan silenciosa, bueno, en realidad eran las 9:00 am, aun era muy temprano, luego escuche como bajaban las escaleras, y ahí estaba, mi pequeña Sammy.


Hasta ahi el cap :) espero que les haya super encantado! este es medio larguito creo, espero sus comentarios :) las quiero demasiadisisimo!! muchisimas gracias por leer esta novela, ya me despido, bye!!

 

Capítulo 14: "Una noche juntos"

 

Capítulo 14: "Una noche juntos"


-Linda... ¿Creías que los exámenes se harían solos? Debo sacarte la sangre, pero no te preocupes, será rápido -Mi cara se palideció por completo, ¡¿Sacarme la sangre?! Christian noto que estaba pálida y el tomo mi mano, lo cual me alivio un poco, pero aun seguía sin querer que me sacaran la sangre!


-Yo... Yo no quiero... Yo no puedo sacarme la sangre! -Dije aterrorizada, lo sé, tal vez me comportaba como una niña y sé que he recibido golpes peores, pero esto realmente me daba fatiga, no lo podía evitar.


-Tranquila pequeña... Todo va estar bien, confía en mi ¿Si? -Las palabras de Christian eran mágicas para mi, era increíble cómo me tranquilizaban en un segundo.


El médico preparo todo y luego acerco esa estúpida aguja a mi brazo, apreté fuertemente la mano de Christian, el me miro queriendo decir que todo estaba bien y que no me preocupara, las nauseas se aproximaban a medida que la aguja estaba más cerca de mi brazo, cerré mis ojos y luego sentí como esa cosa entraba en mi brazo, luego de unos segundos, ya estaba lista la muestra, pero ahora venia otra mas, yo gemí, ¿Cuantas malditas inyecciones eran? De nuevo sentí como entraba en mi la inyección, esta era un poco más grande y con esta me sacaron más sangre, quede un poco débil, pero podía mantenerme con equilibrio aun, pero de repente me dio un fuerte dolor de cabeza y la habitación me empezó a dar vueltas, luego sentí como Christian me tomaba en sus fuertes brazos y me miraba preocupado.


-Bella! ¿Estás bien? -Comento mirándome con ojos abiertos.


-Si... Sí, eso creo, solo me maree un poco -Dije levantándome, no pude evitar estremecerme, el se levanto de inmediato y me sostuvo.


-Bella siéntate, estas mareada


-Tu novio tiene razón, siéntate unos minutos, es normal que te marees, te traeré algo dulce, enseguida vuelvo -El doctor salió por la pequeña puerta, Christian y yo nos miramos y reímos, ¿Realmente el doctor pensaba que éramos novios?


-Supongo que ahora eres mi novia -Dijo riendo, yo también reí.


-Ya quisieras tú


-¿Segura que estas bien? -Pregunto de nuevo preocupado, yo asentí sonriendo, el me ayudo a sentarme y puso su brazo alrededor de mí, yo me acomode en su pecho, me sentía tan cómoda y cálida, el poso un pequeño beso en mi cabeza, yo sonreí y luego el médico llego con unos caramelos.


-Toma, cómelos y luego cuando ya te sientas bien, vuelves a tu habitación, mañana tendrás los resultados listos y podrás irte a casa


-Gracias -Dije sonriendo, el también lo hizo y salió de la habitación, yo comí uno de los caramelos y Christian me quito uno también- Oye! Se supone que son para mí


-Vamos, solo te quite uno, comparte conmigo -Dijo haciéndose el ofendido, yo reí.


-Vamos ya a la habitación, estoy cansada


-Pero... ¿Sigues mareada?


-Solo un poco, estaré bien, vamos -El asintió y me ayudo a ir a la habitación, al llegar entre al pequeño baño que había en ella y me puse mi pijama, me estremecí un poco y luego me sostuve con el lavabo, la cabeza me daba vueltas, tal vez era solo que no estaba acostumbrada a estas cosas, salí rápidamente del baño y Christian me miro sonriendo- ¿Ahora qué te parece divertido? -Dije fastidiada.


-Te ves hermosa -Yo reí y levante una ceja.


-¿En pijamas? -Dije incrédula.


-Siempre te ves hermosa -Yo me sonroje- Incluso cuando estas sonrojada -Yo sonreí y ahora más que sonrojada.


-Gracias... Creo -Se escucho una leve risa de su parte y luego fue hacia el baño con su pijama en la mano.


Minutos después Christian salió, la verdad es que se veía tan lindo, tenía una camisa de manga corta blanca que marcaba sus perfectos músculos y unos pantalones de pijama de unos dibujos animados, yo solté una carcajada.


-¿Qué? ¿No te parece sexy mi pijama? -Dijo haciendo una pose a la cual no pude evitar reír, el se acerco a mi seductoramente, y yo seguía sin parar de reír.


-Oh si, muy sexy -Dije riendo, el se acerco mas a mí con esa sonrisa seductora que me mataba, lo cual me ponía nerviosa.


-Tu también estas sexy... -Dijo en un susurro cerca de mi oído, yo me sonroje al instante y comencé a morder el interior de mi mejilla.


-Ahmm... ¿Gr-gracias? -El sonrió en mi cuello, podía sentir su respiración muy cerca de mi nuca.


-¿Aun dices que no estás loca por mi? -Dijo apartándose con una sonrisa triunfante, yo me puse seria, Agh! ¿Cómo caí en su trampa? Mejor dicho ¡¿Por qué rayos me puse así?!


-Ja ja pero que gracioso -Dije sarcástica- no, no lo estoy


-Si claro, eso se podía notar a kilómetros -Dije el también sarcástico- admítelo, te pones nerviosa al estar conmigo, yo te pongo nerviosa


-Claro que no! ¿Sabes? Estoy cansada, mejor vamos a dormir -Dije cambiando totalmente el tema, el soltó una carcajada y luego volvió a buscar el papel que le había dado la rubia y lo boto en la basura, yo lo mire extrañada.


-¿Qué? ¿Realmente pensabas que iba a llamar a esa cualquiera? -Yo sonreí.


Me acosté en la camilla, hacia bastante frío, me tape con la fina cobija que tenia, pero debo admitir que aun temblaba. Christian saco otra cobija y una almohada de un pequeño armario que había en la habitación, apago la luz y se acostó en el sofá-cama que se encontraba cerca.


Las horas pasaban y aun no podía conciliar el sueño, sentía un frío de mil demonios, no me extraña tener hipotermia, aunque ya eso sería muy exagerado, pero de todos modos estaba entumecida en la cama, mi cuerpo temblaba y lo único que tenia para abrigarme era esa estúpida cobija que era más fina que una cuerda, también moría del hambre, ahora que lo recordaba bien, no había almorzado ni cenado, solo había tomado un jugo de naranja, ¿Que a caso aquí no servían la cena? Bueno, parece que no, recordé a Sam, extraño a esa pequeña, se que solo han sido unas horas, pero Sam y yo nunca nos separamos por mucho tiempo, ¿Estará durmiendo? ¿Habrá cenado? ¿Que habrá hecho con Cailtin? Trate de no pensar más en el tema, le di una mirada a Christian, no es que lo pudiera ver mucho, la habitación estaba completamente a oscuras, pero podía visualizar su gran silueta, el también moría del frío, podía notarlo, su cuerpo temblaba al igual que el mío, mi barriga gruñía sin parar, así que no aguante mas y lo desperté, si es que estaba durmiendo...


-Christian... Psst! -El se movió al instante.


-¿Te pasa algo? ¿Sientes dolor?


-No... No, es solo que...


-¿Tampoco puedes dormir cierto?


-Si... Es eso, y también tengo un hambre de muerte, no almorcé y tampoco cene...


-¡¿No has comido nada en todo el día?! -El se levanto, prendió la luz y se sentó al costado de mi camilla, se veía tan hermosamente despeinado.


-No... Creo que no tuve tiempo, o se me olvido... En realidad no se por qué no he comido -El sonrió.


-Ven, vamos a la cafetería -Dijo ayudando a levantarme.


-¿A esta hora? ¿No crees es muy tarde? -El miro su reloj.


-Son las 2:00 am... Tal vez podamos conseguir algo, vamos -Yo asentí y juntos fuimos hacia la cafetería, mis pies estaban helados, y mas con el frío piso del hospital, pareciera que caminaba en hielo, debo admitir que el hospital podía aterrorizar a cualquiera de noche, realmente me daba escalofríos, era horrendo y muy oscuro, solo algunas pequeñas luces estaban prendidas y no alumbraban mucho que digamos.


Al llegar a la cafetería note al instante que el lugar estaba vacío, realmente me aterrorizaba estar en este lugar, estaba tan solitario y oscuro, pero de alguna forma sentía que Christian me protegía, me sentía protegida junto a él, como si no me faltara nada... Lo sé, es realmente extraño, en realidad, ni si quiera yo misma me entendía. Christian me apunto hacia la máquina de golosinas que se encontraba a unos cuantos metros, al parecer, es lo único que podemos comer hasta ahora.


-Espera, no traje mi efectivo, se me quedo en la habitación


-Tranquila, yo lo traje -Iba a abrir la boca para hablar pero él la tapo- No te preocupes, solo son unos cuantos billetes -Era increíble como él le decía "Unos cuantos billetes" porque para mí "Unos cuantos billetes" era lo suficiente como para que Sam y yo comiéramos por una vez, así sea un pobre pan, pero significaba mucho para nosotras.


Escogimos varias golosinas, realmente tenía mucha hambre, en realidad prefería comer comida de verdad en vez de dulces pero si esto era lo único que tenia, no me quedaba de otra, después de tener todos los dulces volvimos hacia nuestra habitación, no aguante mas y en un instante me comí unas galletas de chispas de chocolate que habían entre el montón de cosas que compramos, luego tome una barra de chocolate grande que se encontraba cerca, ya olvidaba lo bien que sabia el chocolate, creo que esta era la primera vez en 12 años que me comía una delicia como esta, claro, sin contar las chispas de chocolate que traían las galletas, me devoraba el chocolate como si fuera la última vez en mi vida que lo probaría, porque yo se que tal vez sería la última, Christian me miraba de una forma especial y sonriendo, lo cual me extrañaba, ¿Por qué me miraba así?


Hasta ahi el cap :) espero que les haya super encantado! este es medio larguito creo, espero sus comentarios :) las quiero demasiadisisimo!! muchisimas gracias por leer esta novela, ya me despido, bye!!

Capítulo 13: "Celos"


Capítulo 13: "Celos"


-Tranquila, estaremos bien -Dijo Caitlin riendo- Rayos Bella, pareces su madre -Yo reí.


-Lo siento... Mejor vamos ya Christian -Dije sonriendo.


-Déjame buscar un poco de ropa, enseguida vuelvo -Dijo subiendo las escaleras.


-Cuidado con lo que hacen eh? -Dijo Caitlin sonriendo picara.


-Cailtin! Por dios, ¿Como dices esas cosas? -Dije completamente roja, o al menos eso creía porque mis mejillas ardían.


-Yo solo digo, quien sabe... -Las tres reímos y luego Christian llego con un pequeño bolso.


-Adiós Kim... Nos vemos mañana -Ella asintió sonriendo, le di un pequeño beso en su frente, me despedí de Cait y luego Chris y yo fuimos hacia el hospital.


Al llegar fuimos directamente a recepción y note que la chica que nos atendió era diferente a la que nos atendió esta tarde, esta era más joven y mucho más bonita, cabello rubio, ojos azules y una estúpida sonrisa perfecta, una típica barbie plástica, note que apenas llegamos no le quito la vista a Christian ni por un instante, lo cual me hacia hervir la sangre.


-Hola! ¿En qué puedo ayudarlos? -Dijo sonriente y seductora la muy estúpida.


-Hola hermosa, tenemos una habitación reservada para Alison Lawrence -Dijo Christian respondiendo de la misma manera, lo cual me hizo enojar, y en realidad no sabía el por qué de mi enojo, a caso estaba... ¿Celosa? Agh no! Claro que no, por dios, ¿Yo? ¿Alison Lawrence celosa? Pff! Claro que no... Además! Esto es un trabajo, mi trabajo, y Christian solo es un chico que acabo de conocer.


-Oh sí, es la 107, en el segundo piso guapo -Dijo mirando su computador y luego volviendo su mirada a Christian, guiñando un ojo y haciendo rulitos en un mechón de su cabellera, voltee mis ojos con fastidio, lo cual Christian noto y sonrió.


¿Que a caso esta estúpida no veía que estaba con él? Bueno... No es que sea algo de él pero Agh! Que estúpida zorra, ¿Cómo se atreve? ¿Qué tal si yo fuera su novia? ... Un segundo... ¿Acaso yo dije eso? ... No puedo creer que haya dicho eso, el sol me debe haber afectado hoy, si, definitivamente es eso.


-Gracias lindura -Dijo sonriendo seductor.


-Chris -Dije sonriendo y entrelazando su brazo con el mío- vamos rápido, recuerda que no puedo esforzarme mucho y ya estoy cansada -El entendió perfectamente lo que hacía y sonrió burlón.


-Claro pequeña -¿Pequeña Christian? ¿Es enserio? Ahora esta estúpida me iba a ver como una estúpida niña, agh maldita vieja.


-Oh espera, antes de irte... -Dijo la rubia falsa escribiendo en un papel- Toma -Guiño un ojo hacia Christian y le paso el papel con algo escrito, ¿Acaso le daba su número? Que maldita zorra! El sonrió y lo tomo.


-Agh ¿Pueden parar ya con la escenita? Quiero descansar -Dije ya fastidiada, el sonrió y me tomo de la cintura, haciéndole saber a la rubia que yo le pertenecía...


Esperen... ¿Yo le pertenecía? Absolutamente no! No era dueña de nadie, y menos de él, pero debo admitir que esto me gustaba, me gustaba la idea de darle celos a ella, yo sonreí y la idiota frunció el ceño.


-Adiós querida! Un gusto -Dije llevándome de ahí a Christian y ella resoplo enojada, yo sonreí triunfante, entramos el ascensor y subimos al segundo piso y luego encontramos rápidamente nuestra habitación, entramos en ella en silencio, deje mis cosas en un pequeño sillón que había cerca y me senté en la camilla, Christian me miro sonriendo, yo le hice una mirada de confusión.


-¿Acaso tengo cara de payaso o algo parecido? -Dije alzando una ceja.


-Oh vamos, no te hagas la loca Lawrence -Dijo acercándose.


-¿Disculpa? -Obviamente sabía a lo que se refería, pero trataba de evadirlo.


-La rubia de recepción...


-¿Que ocurre con ella? -Dije mirando hacia otro lado.


-Hmm bueno... Digamos que estabas mmm... No lo se... ¿Celosa? -Dijo sonriendo triunfante.


-¿Yo? Pff! Estas alucinando Beadles -Dije un poco nerviosa, ¿Por qué rayos estaba nerviosa? Obviamente no estaba celosa!- Debes aprender que no todas las chicas se mueren por ti


-Sabes que es cierto lo que dije preciosa, se que estabas celosa y también se que te mueres por mi -Cada vez de acercaba aun mas a mí, mi rostro cambio completamente ¿Preciosa? Odio que me digan así.


- No me vuelvas a llamar así mas nunca -Dije fría, el me miro extrañado, James me llamaba así y lo odiaba.


-Está bien... Lo siento... -Dijo un poco asustado por la forma en que le conteste- ¿Por qué te molesta tanto?


-Lo odio ¿Ok? Solo... -Dije un poco más calmada- Solo no lo hagas...


-Bien... -Luego saco de su bolsillo el papel que le había dado la estúpida, yo voltee los ojos, el soltó una carcajada- ¿Tanto te molesta este pedazo de papel?


-¿Quien dijo que me molestaba?


-Vamos Bella, se que te vuelvo loco -Idiota egocéntrico- Como tu... Me vuelves loco a mí -Ese comentario me sorprendió totalmente.


-No juegues conmigo Beadles


-¿Quien dijo que esto era un juego pequeña? -El se acerco a mí, yo me levante de la camilla y me apoye en una pared con los brazos cruzados, el sonrió.


-¿Que te da gracia?


-Como escapas de mí


-Agh por dios, ¿Quien te entiende? Primero dices que supuestamente estoy loca por ti y después dices ¿Que me escapo de ti? -El sonrió y me acorralo en la pared, haciéndome sentir su respiración.


-Entonces... Dime tú, ¿Te vuelvo loco? O... ¿Te gusta escapar de mi? -Estaba nerviosa, mordí mi labio inferior y antes de si quiera poder contestar la puerta se abrió, era el doctor que me había atendido hace unas horas, rápidamente Christian y yo nos separamos.


-La... Lamento interrumpir -Dijo divertido, yo estaba sonrojada y Christian sonreía triunfante- Señorita Lawrence, necesito que venga unos minutos para hacerle unos exámenes


-¿Puede venir el conmigo?


-Si, por supuesto, vengan -Salimos de la habitación y caminamos por el largo pasillo, fuimos hacia el piso de abajo y entramos a una pequeña habitación blanca, el médico me hizo tomar asiento junto a Christian y me puso una banda que apretaba mi brazo fuertemente, yo lo mire con confusión.


-¿Para qué es esto? -Dije confundida.


Voy a ver si me da tiempo de subir el proximo cap! :) espero que les haya gustado este! las quiero demasiado, porfa sigan recomendando y comentando la nove! muchisisimas gracias por leerla! sus comentarios me hacen feliz :) y disculpen por no haber subido en varios dias :( es que me he estado sientiendo mal, he estado enferma (todavia sigo) pero bueno, spongo que pronto me voy a mejorar :) y de nuevo, gracias por comentar! mua besos!

 

Capítulo 12: "El hospital"


Antes de poner este capitulo me gustaria decirles que porfa (si estan interesadas en leer otras novelas sobre Christian Beadles) lean la novela de mi amiga y una de mis mejores lectoras "JulizJu" :) la novela se llama "Amar duele?" a mi me gusta mucho!! y espero que al leerla a ustedes tambien les guste :) aqui esta el link para la que la quiera leer: http://tunoveladeamorconcbeadles.metroblog.com/page/1 listo ahora si, aqui esta el capitulo de Dangerous Liar :) espero que les guste!


Capítulo 12: "El hospital"


A la mañana siguiente me desperté temprano a causa de esa terrible punzada en mi estomago de nuevo, maldigo a James por haberme hecho esto... Hoy decidí ir al hospital, no podía seguir con este golpe, tal vez es más grave de lo que imaginaba y no lo sabía, pero en fin, metí a la ducha y luego me cambie, Sam aun seguía dormida, parecía un pequeño angelito, pero debía despertarla, pronto seria su clase con Cait.


-Despierta bella durmiente -Ella se quejo y tapo su cara con una almohada- No me hagas traer el agua fría Sam... -Dije sonriendo, ella se paró de un brinco y yo solté una carcajada.


-Sí, sí, muy gracioso Ali -Dijo sarcástica, al final se levanto a regañadientes y se dio una ducha, mas tarde bajamos y eran las 11:30 am, aun era temprano, así que tomamos jugo de zumo de naranja y luego nos sentamos a ver en la sala la televisión, James al parecer se había ido temprano hoy, pff mejor! El tiempo corrió y luego rápidamente se habían hecho las 12:50 am, así que fuimos a la casa Beadles...


-Hola chicas! -Dijo Sandi muy alegre recibiéndonos, hablando de ella... ¿Dónde estaba ayer? Supongo que había salido con Will.


-Hola Sandi -Dijimos juntas Samantha y yo sonrientes, ella nos hizo un gesto para que pasáramos.


-Bueno yo debería dejarlas solas con Cait, para no interrumpir la clase -Dijo sonriendo y luego subió las escaleras.


-Ahmm... Hola Cait... -Ella sonrió y me hizo un gesto con la mano saludando.


-Hola chicas... Bella, ¿Fuiste a un hospital? ¿Cómo sigues?


-Bien, mejor de hecho, y no, no he ido aun, pensaba preguntarle a tu hermano si me podía llevar mientras que le dabas la clase a Kim...


-Oh claro! El va a estar encantado, lo hubieras visto ayer, estaba MUY preocupado, jamás lo había visto así en realidad, parece que le has hecho bien hasta ahora -Dijo riendo y guiñando un ojo, yo sonreí un poco roja.


-Bella, ¿Piensas ir al hospital sin mí? -Dijo Sam triste.


-Sabes que tienes clases Kim... Además, te cuento como me fue apenas vuelva, ¿Si? Cait te cuidara


-Hmm... Está bien... Pero no tardes mucho, y que Christian este todo el tiempo contigo!


-Hey! ¿Desde cuándo te volviste la hermana protectora? -Dije riendo, ella hizo una mueca riendo también, luego Christian bajo desesperadamente y al verme se detuvo en seco, no sabía que decir, y en realidad, yo tampoco...


-Bella! ¿Cómo sigues? ¿Estás mejor? ¿Te duele mucho? -Dijo preocupado, yo sonreí.


-Bien gracias... Si estoy mejor y no jajaja no me duele tanto, solo un poco


-Aun sigo con la idea de que deberías ir a un hospital, de verdad, no es problema pagarlo si quieres


-No Christian! -Dije un poco molesta, ¿Por qué todo lo tenía que resolver con dinero?- Si iré al hospital, pero no permitiré que me lo pagues


-Es...Está bien, lo siento -Dijo un poco apenado.


-Te quería pedir un favor... -Dije un poco tímida, Cait rió.


-Lo que quieras, dímelo -Dijo con una sonrisa encantadora.


-Ehmm... Bueno... No quiero ser pasada ni nada por el estilo... Es solo si no es molestia... Pero...


-Agh eres tan lenta Bells! -Dijo Cait riendo- Bella se preguntaba si la podías llevar al hospital mientras que le daba la clase a Sam -Le dijo a su hermano, yo la mire mal.


-Caitlin!! -Dije apenada por su comentario, mis mejillas ardían, Christian soltó una carcajada.


-Claro que sí! No es para nada una molestia, ven, vamos ya mismo -Dijo sonriendo, yo también le dedique una de mis sonrisas.


-Wow! Si que has cambiado a mi hermanito -Dijo Cait asombrada- Para el bueno modo, por supuesto -Yo reí bajito.


-Agh Caitlin, tienes una clase que empezar, vamos Bella -Dijo tomándome del brazo y llevándome a su hermoso auto.


Christian manejo hasta un hospital cerca e hicimos una cita con la recepcionista para que me atendieran, para nuestra suerte no habían muchas personas así que fue rápido, enseguida el doctor me vio y le hecho unas cuantas miradas a mi golpe, estaba nerviosa, realmente odiaba los hospitales, pero Christian estuvo junto a mi todo el tiempo, sin soltarme la mano ni por un segundo, y eso me tranquilizaba y encantaba.


-Bien... -Dijo el doctor mirando y examinando mi golpe- Digamos que tuviste suerte, no es nada muy grave, solo necesitaras unas cuantas cremas y pastillas, debo decir que tienes suerte de haber llegado a tiempo -Dijo sonriendo- si no lo hubieras tratado rápido esto hubiera sido mucho peor, hasta hubiera tenido que operarte incluso! -Mi rostro formo una cara de espanto! ¿Podía llegar a ese punto? Realmente tuve suerte- Pero mi pregunta es... Claro, si no soy muy entrometido... ¿Como ocurrió este golpe? Porque es realmente extraño... No parece ser un golpe de caída o algo parecido


-Yo... Ehmm... Si me caí! Fue... Agh, prefiero no hablar de eso -El doctor me entendió perfectamente y decidió dejar el tema, Christian me miraba tratando de encontrar la respuesta en mi mirada, y yo solo lo evadía.


-Está bien, siento entrometerme, pero señorita Hemsworth, quiero decirle que necesita pasar por lo menos esta noche aquí en el hospital, necesito hacerle unos cuantos exámenes para saber si todo está en orden y debe descansar, no está en condiciones de esforzarse mucho


-Agh rayos... Odio los hospitales... Está bien... No espera, Kim! -Dije mirando a Christian- No la puedo dejar sola!


-¿Tu padre no la puede cuidar?


-El... El está muy ocupado con el trabajo como para ocuparse de ella ahorita... -Mentí.


-Entiendo... Bueno... Uhmm... ¿Qué tal si Cait la cuida por esta noche?


-Uhmm... No lo sé Christian... Si algo le pasa...


-Estará bien! Vamos, estamos hablando de Caitlin! -Dijo riendo.


-Si... Tienes razón, pero de todos modos tengo que regresar a buscar algo de ropa y tengo que decirle a Cait, ¿Cree que pueda dejar el hospital por unos minutos y regresar después doctor? -Dije volviendo mi mirada hacia el doctor de nuevo.


-Oh claro! Claro, pero no tarde mucho, ya mismo le apartare una habitación en el hospital, solo le pediré que cuando llegue hable con la señorita de recepción para que le diga cual es


-Ok, muchísimas gracias, hasta luego!


Christian y yo salimos del hospital y primero fuimos a mi casa a buscar algo de ropa para mañana y también busque el viejo oso de Sam, y luego fuimos a la de Christian, Sam y Cait estaban a media clase, pero la debía interrumpir.


-Bella! ¿Fuiste al hospital? ¿Qué te dijeron? ¿Ya estás bien? Dime todo! -Decía Sam desesperada, yo reí.


-Calma Kim, bueno, primero que todo, siento mucho interrumpir su clase jajaja y segundo, si, si fui y a eso venia, necesito que me hagas un favor Cait...


-Claro! Lo que sea, solo dilo


-¿Podrías por favor cuidar a Kim por solamente esta noche? -Dije un poco apenada, la cara de Samantha cambio totalmente.


-Espera... ¡¿Qué?! NO! ¿Por qué? ¿Qué paso? ¿Fue muy grave? -Decía Sam histérica.


-Cálmate Kim! No, no te preocupes, no es nada grave gracias a Dios, pero el doctor me recomendó quedarme esta noche en el hospital, y me tenían que hacer unos exámenes, nada importante, pero estoy bien, no te preocupes -Dije acariciando su mejilla.


-Claro que la puedo cuidar! Me encantaría!! Sería como estar un día con la hermana menor que nunca tuve! -Decía Cait emocionada, yo reí.


-Oye! ¿Y qué hay de mí? -Decía Christian ofendido.


-¿Quieres ser mi hermana menor Christian? -Decía Caitlin levantando una ceja.


-Oh no, mejor déjalo así -Dijo Christian, yo reí.


-Pero Bella... Yo... Yo quiero acompañarte y estar contigo en el hospital -Dijo Sam con la mirada baja- No es que no quiera estar con Caitlin porque la verdad es que me encantaría! Pero no si mi hermana esta en un hospital!


-Vamos Kim! No es para tanto, el doctor dijo que no era grave, te divertirás con Cait, además, me ves todos los días, y te prometo que apenas salga del hospital voy a venir a verte ¿Si? -Ella asintió con la mirada baja aun- Y... Adivina a quien te traje -Ella subió la mirada curiosa, luego le mostré al viejo Teddy y se formo una gran sonrisa en su cara.


-Teddy!! -Decía Sam abrazándolo, Cait y Chris la miraron riendo.


-¿No crees que ya estás un poco grande para tener osos de peluche? -Dijo Christian riendo.


-Shh calla! Además, Teddy es especial, no sabes su historia ni tampoco la mía -Yo le di un codazo a Sam, tal vez estaba hablando de mas.


-Bueno, bueno, lo siento, espero que disfrutes estar con Cait, te prometo cuidar a tu hermana muy bien -Sam levanto una ceja picarona y yo estaba roja de la vergüenza, Cait soltó una carcajada.


-Estoy segura de que lo harás y que ustedes también disfrutaran estar juntos -Dijo Sam riendo, yo estaba como un tomate y mire con los ojos abiertos a Sam.


-Kim!! Creo que ya es hora de que sigas con tus clases jovencita, nosotros nos tenemos que ir, prométeme que te vas a portar bien


-Sí, sí, lo prometo -Dijo riendo- Y no te preocupes por mí, estaré bien con Cait y Ted -Dijo abrazando a su oso.


-Estoy segura de que si -Dije sonriendo- Cait... A veces le gusta que le hagan cariñitos en el cabello para dormir, y nunca le quites a Teddy, el es muy especial para ella, y se tiene que acostar temprano y también... -Caitlin me callo con un "Bella!".


Hasta ahi el cap! :) espero  que lo hayan disfrutado, las quiero y no olviden comentar y recomendar :) voy a ver si me da tiempo de subir otro ;) muaa gracias por seguir leyendo esta novela y sobretodo gracias a mis fieles lectoras, las quiero un monton!

-Vale ;)

Capítulo 11: "La estúpida culpa"

 

Capítulo 11: "La estúpida culpa"


-NADA! ¿Ok? No es nada... -Tome a Sam del brazo, Caitlin estaba en silencio mirando la escena con los ojos llorosos- Es hora de irnos Kim...


-Bella por favor... -Dijo Christian mirándome con culpa y suplicando, realmente me partía el corazón verlo así... Y no sé cómo es posible, apenas lo conozco.


-Christian... Yo... -Suspire- Lo siento, en verdad me tengo que ir... Hablamos después ¿Si? -Dije más calmada, camine hasta la puerta para salir pero de nuevo la voz de Christian me lo impidió.


-Espera! Está bien... No te pediré que me digas la verdad, pero al menos prométeme que iras a un hospital, si quieres lo puedo pagar yo, no me importa


-Christian... Yo... N-no puedo... Lo siento... -Me fui de la casa rápidamente dejándolo con la palabra en la boca, no podía prometer algo que en realidad no iba a cumplir, por dios ¿Yo? ¿En un hospital? Y... ¿James pagándolo? Eso es realmente una buena broma, y no iba a dejar que Christian lo pagara! Por dios que pasada. Sam se paro en medio de la calle y luego me miro aun con culpa en los ojos.


-Sam... Sabes que esto no es tu culpa


-Sí lo es Alison! Todo esto es mi culpa -Dijo llorando esta vez mas fuerte- ¿Por qué me proteges? Solo te lastimas y sales herida por mi culpa Alison!


-No vuelvas a decir mas eso Samantha! Esto no es tu culpa ¿ok? -Ella bajo la mirada- Escucha, ¿Quieres saber por qué te protejo? Porque eres mi hermana Samantha, se supone que ese es mi trabajo, no dejare que nadie te haga daño nunca ¿Entiendes? Yo... Yo solo... No podría soportar que te hicieran daño Sam -Dijo con mi voz un poco cortada y los ojos llorosos- te amo, eres mi hermana y siempre te voy a amar, no quiero que vuelvas a decir más nunca que tienes la culpa, porque sabes bien que la culpa es de James, algún día ese maldito las pagara, del algún modo u otro lo hará... -Dije más seria- Y quiero que NUNCA muestres temor hacia él, siempre debes permanecer valiente y segura ¿Entendido? -Ella solo asintió con lágrimas en sus mejillas y me abrazo fuertemente.


-Te quiero Ali, no sabes cuanto


-Y yo a ti pequeña -Dije siguiéndole el abrazo- Ven, entremos, Voy a cocinarte algo para cenar ¿Si? -Ella asintió y juntas caminamos hacia la casa.


Al entrar nos tomamos la gran sorpresa de James sentado en el sofá, pero esta vez sin ninguna bebida a su alrededor, de hecho, se veía bastante sobrio, creo que era la primera noche en toda mi vida que lo veía sobrio... Pero algo estaba mal, el temblaba y sudaba bastante, creo que dejar la bebida descontrolaba su cuerpo totalmente, lo cual me preocupaba mas...


-¿Me trajiste información? -Dijo sin mirarme, yo me acerque a él y Sam estaba detrás de mí, le conté todo lo que hable con Christian pero sin decirle aun lo del golpe...- Bien... Creo que no está mal...


-Ay algo mas... -Dije seria, el me miro- El descubrió algo... -Su cara cambio completamente.


-Maldita perra no me digas que nos descubrió! -Dije levantándose del sofá de un brinco.


-No, pero casi logra hacerlo, ¿Y sabes por qué James? Por esto! -Dije levantando un poco mi camisa, el se puso pálido- Esto, James, me lo hiciste tu y él lo descubrió


-Maldición! ¡¿Le dijiste que fui yo estúpida?! -Dijo jalándome del brazo de una manera brusca, yo lo aparte rápidamente.


-No! Le invente que me había caído...


-¡¿Que no le pudiste inventar una mejor excusa?!


-Pues no se me ocurrió nada! Además, esto es tu culpa, ahora sé que no me va a dejar en paz hasta que no vaya a un hospital -El entendió completamente la indirecta.


-¿Supones que te pague un hospital? -Dijo levantando una ceja.


-Vaya! Ya entiendes, me sorprendes, parece que estas más inteligente -El me dio una buena cachetada, Sam ahogo un grito, yo sobe mi cara y luego se acerco a mi furioso.


-Mira estúpida, te pagare el maldito hospital, pero no quiero que me salgas con otra estupidez! -Yo voltee los ojos y me fui con Sam hacia mi habitación.


Sam y yo moríamos del hambre, pero me rehusaba a ir a la cocina con ese hombre cerca, me daban ganas de estrangularlo con solo verlo, pero luego se escucho la voz de Mathew, Robert y Charles Y luego el sonido de la puerta cerrándose, eso significaba que Sam y yo estábamos solas, rápidamente fui a la cocina y revise la nevera para ver que cocinar, y la verdad ya no quedaban muchos ingredientes, la mayoría los había utilizado en la lasaña, así que tome en mis manos unos cuantos huevos que habían al fondo de la nevera en un cartón e hice huevo revuelto para las dos, y agregue unas cuantas tostadas de pan con un poco de mantequilla, desde que llegue a este lugar no he pasado tanta hambre como en otros lugares que he visitado, aquí prácticamente nos estábamos dando el festín de la vida, es decir, ¿Huevos y tostadas? Antes con suerte y conseguíamos unos cuantos pedazos de comida tirados en la calle o en los botes de basura, o si mi suerte era mucho mayor y tenía algo de dinero, compraba un pan suave, caliente y esponjo, solo para Sam y para mí.


Sam y yo al terminar de comer subimos a mi habitación, Sammy quería protegerme de alguna forma, todavía se sentía culpable por lo de mi estomago, así que esa noche me pidió dormir con ella de nuevo, en realidad, ella prefería dormir conmigo en vez de dormir sola, así que yo me coloque mi pijama y ella también, y juntas nos acostamos en la gran cama, y por supuesto, con el viejo Teddy, hasta caer en un profundo sueño.

 

Hasta ahi el capituloo :) espero que les haya gustado y porfa comenten y recomienden, tal vez estos dias este subiendo mas rapido cap, es que tengo unos dias libres del colegio asi que tendre un poquito mas de tiempo, asi que es una buena noticia :):) jajaja en fin, comenten y recomienden please :) diganme que piensan de este cap! las amo, re adoro y re quieroo!

-Valee!

Capítulo 10: "Un golpe nada leve"

 

Capítulo 10: "Un golpe nada leve"


-No lo sé, solo no me gusta...


-¿No te gusta la idea de tener que llevar el negocio de tu padre?


-No... No es eso, si me gustaría, es solo que.. No quiero hablar se eso ahorita -Dijo dándome una mirada que me derritió en segundos...- Cuéntame sobre ti, ¿Que estudiaras?


-No lo se... Supongo que arquitectura o algo parecido


-¿Por qué supones?


-Pues... No lo sé, no estoy segura de que estudiare


"Supongo porque obviamente se que nunca estudiare en la universidad" Pensé. De repente Christian paró en seco, yo me sobresalte y luego me miro fijamente.


-¿Te puedo hacer una pregunta?


-Claro! -Dije más tranquila, el me acaricio la mejilla y luego bajo su dedos hasta mi boca tocando con su dedo índice mi cortaba en el labio.


-¿Por qué tienes esa cortada en el labio? -Me puse nerviosa, ¿Ahora que le invento? Rápidamente baje la mirada.


-Ehmm... Pues yo... Me caí -Dije sonriendo a la final, el levanto una ceja- Es enserio -Dije riendo.


-Hmm... ¿Como al caerte te puedes cortar?


-Bueno... Es que... Tenía un vaso de vidrio en las manos y se me cayó y cuando iba a recogerlo me tropecé y me corte el labio con unos pedacitos que habían en el piso... -Vaya, no puedo creer que se me haya ocurrido esta mentira.


-Bueno... haré que te creo -Dijo riendo.


Christian y yo estuvimos hablando un buen rato, pero luego note en el reloj de Christian que eran las 4:30 pm!! ¡¿Qué?! ¿Había durado tanto aquí? Caitlin pronto terminaría la clase con Sam y yo estaba aquí!


-Christian mira la hora! Me tengo que ir!


-Wow! El tiempo contigo se pasa rápido hermosa -Yo voltee los ojos.


-No hay tiempo para halagos, regresemos rápido, Kim pronto saldrá de su clase con Cait


Christian soltó una carcajada y luego fuimos rápidamente al auto, el arranco y en unos cuantos minutos llegamos a su casa, Christian y yo entramos riendo de un comentario que había dicho en el camino y al entrar nos dimos cuenta que Cait y Sam estaban tomando jugo en la gran sala, al parecer ya había terminado su clase.


-Vaya, vaya, parece que ya algunos se volvieron muy amigos, no me la vayas a robar eh Christian? -Dijo Cait riendo, todos reímos también.


-Hmm... Pues quien sabe, tal vez si lo haga -Yo sonreí y luego desprevenidamente el me tomo de la cintura y me elevo en el aire dándome vueltas.


Tal vez no lo hizo con mala intención, ya que ni siquiera el tenia idea del golpe que tenía cerca de mi cintura, pero cuando me elevo en el aire sentí que me daban una gran punzada en el estomago, como si metieran un cuchillo, lo estrujaran, le dieran vueltas, y luego lo volvieran a sacar, realmente me dolió, este no era un dolor como los anteriores, este fue mucho peor.


-AAAAHHHH CHRISTIAN!!!! -Grite del dolor, el me miro espantado y me bajo suavemente, lleve mis manos hacia el lugar en donde se encontraba el gran golpe, no aguante mas y caí al suelo, todos me miraron espantados.


-HERMANA! -Grito Sam y luego corrió y se arrodillo junto a mí, poniendo su delicada mano sobre mi morado, yo me retorcía del dolor.


-Shh, ya Sam... Estoy bien, no te preocupes -Le susurre a mi hermana, pero ella solo me miro con dolor y culpa, soltando algunas lagrimas.


Ella sabía quien me lo había hecho, y peor aún, ella creía que todo había sido su culpa, que tal vez... Si no hubiera tratado de protegerla, nunca me hubiera pasado esto, pero esto no es para nada su culpa, ella no tiene la culpa de que existan animales así en el mundo, además, realmente no me arrepiento de haberla protegido.


-¡¿QUE MIERDA LE HICISTE CHRISTIAN?! -Grito Caitlin mirándome escandalizada, Christian estaba paralizado en su lugar, sin articular ni siquiera una palabra.


-Yo... Yo no hice n-nada! L-lo juro, ¡¿Qué rayos paso Bella?! -Dijo al fin.


-No te preocupes, esto no fue tu culpa -Dije parándome un poco, Sam me ayudo, aun gemía del dolor y tenía mis manos sobre el golpe- Es... Es solo que... -Realmente no sabía que decirle.


-Dime ahora mismo que es lo que te ocurre Bella! Y no quiero excusas!


-Ya te dije en el parque que me había caído! -El me miro serio y me ayudo a levantarme por fin del suelo, yo baje la mirada.


-Levántate la camisa -Dijo seguro y con un tono frío, yo lo mire confundida- Que te levantes la camisa Bella! -Su voz sonó tan diferente, yo solo estaba ahí paralizada, sin decir nada, el me tomo del brazo y con la otra mano libre me levanto un poco la camisa, lo suficiente para ver el... ¿Morado? Eso ya no era morado! Eso prácticamente estaba negro!


Caitlin soltó un grito y llevo sus manos a la boca con los ojos como platos y soltando unas lagrimas, con una mano sostuvo a Sam jalándola hacia ella, y consolándola, Sam miro espantada el golpe y no articulo una sola palabra, solo estaba ahí parada y con lagrimas en sus pequeños ojos, me sentí horrible... Christian se sobresalto y yo rápidamente baje la camisa de nuevo.


-¿UNA CAIDA? BELLA ESO NO ES NADA LEVE! ES REALMENTE GRAVE, ESTO NO SE HACE CON UNA CAÍDA! -Decía Christian escandalizado y preocupado.


-PUES ESO FUE LO QUE PASO! Vámonos Kim... Se hace tarde... -Fue lo único que alcance a decir. Christian me jalo del brazo.


-Bella, por favor, dime ahora mismo que te sucedió, dime la verdad


Hasta ahi el cap :) espero que lo hayan disfrutado, si puedo subir otro en la noche lo subo :) las quiero!! porfa CCOOOMMMEEENNTEEENN que tanto les cuesta? :( asi me inspiro mas escribiendo, que caso tiene escribir una novela que solo unas dos personas leen y una comenta? recomienden y comenten porfa! :( las quiero demasiado muaa! :*

-Vale

Capítulo 9: "Una segunda oportunidad"

 

Capítulo 9: "Una segunda oportunidad"


-Mira Christian, aun sigo pensando que eres un creído, ya te lo dije, ¿Crees que olvido las cosas fácilmente?


-Bueno... Ya veo que no... En realidad nunca una chica me había rechazado...


-Pues... Supongo que no soy como las otras chicas -Dije guiñando el ojo y mirando al frente de nuevo- Y no te rechace, estoy aquí contigo


-Me refiero a otro tipo de rechazo


-Oh! ¿Que no te estoy tirada en tus pies rogando que estés conmigo? ¿Que no soy como esas zorras que se regalan a los primeros que ven? Lamento decepcionarte, pero no, no soy así -Note que había sonreído y también estaba un poco sonrojado.


-No me decepcionas en lo absoluto, pienso que eres increíble


-Deja los halagos y maneja Beadles -Dije riendo.


-Espera, antes de partir... -El tomo mis manos, yo iba a apartarlas pero él me dio una mirada queriendo decir que todo estaba bien y que no me haría daño, yo lo mire con confusión- En verdad, discúlpame por haberte tratado así el otro día... Yo... La verdad es que antes no era así... No sé que me ha pasado... -Dijo bajando la mirada pero aun sosteniendo mis manos.


-¿Por qué no has intentado cambiar? Si sabes que tu actitud no es la mejor...


-Créeme, lo he intentado, y no sabes cuánto, pero hay una voz en mi cabeza que me impide hacerlo y yo solo... Le hago caso y vuelvo a hacer las cosas mal


-La voz del machismo -Dije riendo.


-Pues no lo sé -Dijo riendo también- solo sé que cuando estoy contigo... Esa voz desaparece... Y no sé porque... -Lo mire sorprendida.


-Si claro, por eso me trataste así ayer...


-Lo de ayer fue un error, en realidad no, lo hice apropósito -Dijo admitiéndolo y yo lo mire mal- Pero lo hice porque no entendía porque "la voz del machismo" -No pude evitar reír- no estaba conmigo como siempre...


-¿Como sabes que solo pasa cuando estás conmigo?


-Porque justo ahora no la siento...


-Christian, ¿Realmente quieres que me trague tu cuento? -Dije incrédula, el me miro mal y soltó mi manos.


-Está bien, piensa lo que quieras, yo solo sé que lo que digo es cierto


-Está bien, te daré una segunda oportunidad, pero sigo sin tragarme el cuento de tu voz interior -Dije riendo, el también hecho una carcajada.


-Gracias -Dijo sonriendo, yo lo mire con confusión de nuevo.


-¿Por qué gracias?


-Por darme una segunda oportunidad -Yo sonreí.


Christian comenzó a manejar, no decía nada, realmente no sabía a dónde me llevaba, así que no aguante más la tentación y le pregunte.


-¿A dónde vamos?


-No te preocupes, te gustara -Dijo sonriendo.


No hice otro comentario, Christian siguió manejando como por unos 20 minutos, realmente me estaba empezando a asustar, ¿Qué tal si me secuestraba? No conocía a este chico...


-Ya casi llegamos -Escuche su voz de nuevo, luego se volvió a escuchar la música de fondo de la radio.


De repente Christian paro el auto, estaba viendo ante mis ojos la cosa más hermosa... Tenía los ojos abiertos, Christian me miro sonriendo, era un parque, pero creo que el más hermoso que había visto en mi vida, era realmente grande y extenso, lleno de árboles, arbustos y flores hermosas y exóticas, lo que más me extraño es que habían pocas personas, unas cinco o seis...


-C-Christian... Estos es... H-hermoso! -Dijo todavía sorprendida y atónita.


-Sabia que te gustaría -Dijo bajando del auto, luego fue hacia mi puerta y me la abrió como todo un caballero, hmm... Nunca me lo imagine así.


-¿Por qué no hay casi nadie? -Dije bajando.


-No lo sé, y es una lástima, muy pocas personas conocen este lugar, es realmente hermoso... Nunca había traído a una chica para acá además de mi hermana y mi madre...


-¿En serio? -Dije riendo- Vamos estas bromeando


-No lo hago -Dijo riendo- Tampoco le comente a alguien sobre mi lugar para pensar... ¿Qué rayos hiciste en mi Bella? -Dijo en tono de broma, yo sonreí.


-Basta Beadles, se que lo mismo le dices a todas...


-¿Como hago para demostrarte qué no? -Dijo acercándose a mí, yo me empecé a poner nerviosa... Esperen un minuto, ¿Por qué rayos estoy nerviosa? Se supone que esto es un trabajo!


-Eh... Christian... Mejor vamos a caminar ¿Si? -Dije apartando me un poco.


-Como digas linda -Dijo él con una sonrisa triunfante y seductora, yo voltee los ojos.


-¿Eres un tonto lo sabes? -Dije riendo.


-Oye! Pues así me quieren


-Ja si claro... No sé quien


-Claro que si, tú me quieres -Yo levante una ceja.


-¿Que te hace creer eso? -Dije con una carcajada.


-Solo lo sé mi pequeña Bella -Dijo con una sonrisa, este Christian era tan diferente al que había conocido ayer... Este Christian era especial, muy tierno y gracioso- Todos me quieren, no pueden evitar hacerlo, incluso tu.


-Sigue creyendo que te volverás creyón -El hecho una carcajada, yo también reí- Y... ¿Qué estudias? -Dije al final para tener conversación.


-Pues... Estudio contaduría -No lo dijo de muy buen ánimo.


-¿Contaduría? Realmente no te veo cara de estudiar contaduría


-Es que... Realmente no me gusta, la odio, como quisiera cambiar de carrera


-¿Y por qué no la cambias? Mejor dicho ¿Por qué escogiste estudiar esa carrera en primer lugar?


-Mi padre quiere que tome el negocio de la familia... Así que quiere que estudie contaduría


-Pero si no es lo que realmente quieres estudiar entonces cámbiala


-No es tan sencillo... Papa me mataría...


-¿Y qué es lo que realmente quieres estudiar?


-Pues... Sé que esto no es realmente una carrera pero siempre quise ser actor, me apasiona actuar... Anda búrlate -Dijo a la final, yo lo mire sorprendida ¿Actuar? ¿En serio?


-Tranquilo, tranquilo, no me reiré -Dije sonriendo- Pero me parece un poco sorprendente, pero ya sabes, si es lo que te gusta... ¿Por qué no? -El me dedico una gran sonrisa.


-¿Eres fantástica lo sabes? -Sus ojos estaban conectados con los míos.


-Gracias... -Dije sonrojada- y si, lo se


-Parece que no soy el único egocéntrico aquí -Dijo riendo.


-Oh vamos solo bromeaba, y... Cuéntame, ¿En qué trabaja tu papa? -Dije tratando de sacarle un poco de información.


-No arruinemos el paseo hablando del trabajo de mi padre ¿Si?


"Rayos" dije en mi mente.


-Eh... Lo siento, no pensé que...


-No te preocupes, es solo que... No me gusta hablar del trabajo de papa


-¿Por qué no?


Hasta ahi! :) les dije que hoy iba a poner capitulo y lo hice :D tal vez un poquito tarde pero lo hice jajaaja aayy estoy tan emocionada!! hoy empieza el tour de believe!!!!!!!!! Bueno las dejo, espero que les haya gustado el cap :) no olviden poner comentario!!

Page: 12 3 4

!Bienvenidas!

Hola! ¿Cómo estan? bienvenidas a mi pagina de metroblog, aqui conseguiran novelas sobre Christian Beadles, espero que les guste, un placer, soy Valeria su escritora, espero que disfruten leer de mis novelas y no olviden, comentar, recomendar y seguir leyendo :) las amo!

-Vale

Buscar en este Blog

Encuesta

¿Qué piensas sobre "Dangerous Liar"?

Custom Reply

Christian Beadles

Christian Beadles

Alison Lawrence

Alison Lawrence

Samantha Lawrence

Samantha Lawrence

James Lawrence

James Lawrence

Caitlin Beadles

Caitlin Beadles

Calendario

Su Mo Tu We Th Fr Sa
◄◄ Eventos